La ciudad se empezaría a construir en el año 2035. Se conectaría con una espiral que desciende hasta el fondo. Cableada y con tuberías de ahí obtendrían la electricidad y el agua.

Los fondos de los mares han estado llenos de habitantes ilustres: Los Snorkels, Flipy o la sirenita Ariel. Todos en nuestro imaginario porque la vida bajo el mar es imposible. ¿O no? Una empresa japonesa llamada Shimizu Corporation ha dado a conocer el diseño de la primera ciudad submarina del mundo con el objetivo de llegar a construirla en la costa nipona. Un proyecto más imaginario que real pero que con unas cantidades ingentes de dinero podría llevarse a cabo. Aunque en un principio las ventajas de vivir en el fondo marítimo se resuman en ninguna.

La ciudad es parecida a la Atlanta que dibujan en la serie Futurama. Seria una villa flotante similar a una nave espacial y en ella cabrían hasta 5.000 personas. Aunque con tan poca gente, habría que llamarlo pueblo flotante… Y más en un país como Japón. Ellos a 5.000 personas deben llamarlo barrio. «Ocean Spiral», que es como se llama, estaría a unos tres kilómetros de profunidad. La primera zona de la estructura se encontraría justo bajo la superficie y consiste en una esfera de 500 metros de diámetro con espacio para casas residenciales, hoteles y negocios. Lo primero es lo primero y se llama don dinero.

La ciudad se empezaría a construir en el año 2035. Se conectaría con una espiral que desciende hasta el fondo. Cableada y con tuberías de ahí obtendrían la electricidad y el agua. La esfera se llama ‘Jardín azul’ y tiene la extensión de cuatro campos de fútbol, que en España es como nos entendemos para saber si algo es grande. Nadie sabe cuanto son 10 hectáreas… En el suelo habría una fábrica para crear la energía necesaria para alimentar la esfera y generadores de energía situados a lo largo de la espiral que usarían las diferencias de temperaturas del agua del mar.

El proyecto está tasado en unos 26 mil millones de dólares. Aunque ya se sabe que del papel a lo que se paga hay mucha diferencia. De eso puede dar fe cualquiera que haya hecho reforma en casa. El objetivo es «aprovechar al máximo el espacio submarino, ya que algunos vecindarios sobre tierra arriesgan daños por el aumento del nivel del mar», explicó Shimizu Corporation en un comunicado. Ellos defienden su idea prometiendo una ciudad segura y cómoda con mínimos cambios de temperatura y que no se vería afectada por tifones o terremotos. Vamos, como vivir en Las Palmas de Gran Canaria…

 (fuente original: innovaticias.com)

La ciudad se empezaría a construir en el año 2035. Se conectaría con una espiral que desciende hasta el fondo. Cableada y con tuberías de ahí obtendrían la electricidad y el agua.

Los fondos de los mares han estado llenos de habitantes ilustres: Los Snorkels, Flipy o la sirenita Ariel. Todos en nuestro imaginario porque la vida bajo el mar es imposible. ¿O no? Una empresa japonesa llamada Shimizu Corporation ha dado a conocer el diseño de la primera ciudad submarina del mundo con el objetivo de llegar a construirla en la costa nipona. Un proyecto más imaginario que real pero que con unas cantidades ingentes de dinero podría llevarse a cabo. Aunque en un principio las ventajas de vivir en el fondo marítimo se resuman en ninguna.

La ciudad es parecida a la Atlanta que dibujan en la serie Futurama. Seria una villa flotante similar a una nave espacial y en ella cabrían hasta 5.000 personas. Aunque con tan poca gente, habría que llamarlo pueblo flotante… Y más en un país como Japón. Ellos a 5.000 personas deben llamarlo barrio. «Ocean Spiral», que es como se llama, estaría a unos tres kilómetros de profunidad. La primera zona de la estructura se encontraría justo bajo la superficie y consiste en una esfera de 500 metros de diámetro con espacio para casas residenciales, hoteles y negocios. Lo primero es lo primero y se llama don dinero.

La ciudad se empezaría a construir en el año 2035. Se conectaría con una espiral que desciende hasta el fondo. Cableada y con tuberías de ahí obtendrían la electricidad y el agua. La esfera se llama ‘Jardín azul’ y tiene la extensión de cuatro campos de fútbol, que en España es como nos entendemos para saber si algo es grande. Nadie sabe cuanto son 10 hectáreas… En el suelo habría una fábrica para crear la energía necesaria para alimentar la esfera y generadores de energía situados a lo largo de la espiral que usarían las diferencias de temperaturas del agua del mar.

El proyecto está tasado en unos 26 mil millones de dólares. Aunque ya se sabe que del papel a lo que se paga hay mucha diferencia. De eso puede dar fe cualquiera que haya hecho reforma en casa. El objetivo es «aprovechar al máximo el espacio submarino, ya que algunos vecindarios sobre tierra arriesgan daños por el aumento del nivel del mar», explicó Shimizu Corporation en un comunicado. Ellos defienden su idea prometiendo una ciudad segura y cómoda con mínimos cambios de temperatura y que no se vería afectada por tifones o terremotos. Vamos, como vivir en Las Palmas de Gran Canaria…

 (fuente original: innovaticias.com)